Los bancos centrales se tiñen de verde (no verde dólar)

La Nación. 18 de febrero de 2018.

Las finanzas cumplen un rol esencial para una economía sustentable.

Una de las novedades que dejó 2017 a nivel internacional es que los bancos centrales de ocho países (México, Inglaterra, Francia, Países Bajos, Alemania, Suecia, Singapur y China) se han agrupado en una red para intercambiar opiniones sobre cómo el cambio climático se vincula con las finanzas (NGFS, Network for Greening the Financial System). Las dos principales áreas en las que se proponen trabajar son el manejo de los riesgos climáticos sobre el sector financiero y las opciones para aumentar la financiación de proyectos verdes.

En cuanto al riesgo, es claro que los eventos climáticos extremos tienen consecuencias catastróficas en los activos tanto de personas físicas como de empresas con producción, sea ligada a los recursos naturales o no (aunque la actividad económica no dependa del clima, pueden sufrirse daños por interrupciones en los suministros necesarios para operar). Las consecuencias sobre el sector financiero tienen que ver con pérdidas para compañías aseguradoras, disminución en el pago de créditos y bajas en el valor de los bienes entregados como garantías.

Hay otro aspecto a tener en cuenta. Si el Acuerdo de París para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero se aplica, algunos sectores productivos tendrán pérdidas; la transición hacia una economía baja en carbono requerirá financiamiento. Los sectores afectados serían principalmente los ligados a los combustibles fósiles, ya que sus activos (las reservas de petróleo) deberían ser abandonados para no ser quemados y así, disminuir las emisiones. Esto afectaría las tenencias de fondos de inversión o de pensiones.

Además de este grupo de bancos centrales, la relación entre ambiente y finanzas se debate en otros foros. Desde 2012, por ejemplo, existe el Sustainable Banking Network, con representantes de 31 países emergentes (del cual forma parte Adeba, la Asociación de Bancos Argentinos). El G-20 discute estos temas en el SFSG ( Sustainable Finance Study Group). También están surgiendo varios trabajos académicos sobre finanzas sostenibles.

No hay duda de que el actual presidente del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzenegger, tiene interés en las cuestiones ambientales. Una muestra de ello es el edificio ecológico que mandó a construir cuando era presidente del Banco Ciudad. La obra fue diseñada siguiendo los estándares internacionales de cuidado ambiental, y ganó en 2016 el Premio por la Excelencia en Sostenibilidad de la American Planning Association. Otra evidencia es su elección de animales de la fauna autóctona de cada región argentina para el diseño de los nuevos billetes. Es posible que el BCRA muestre interés en el área de finanzas sostenibles. Eso se verá este año, en las reuniones del G-20.

Economista especializada en ambiente, profesora e investigadora en la Ucema