Encuentro de Argentinos graduados de la Universidad de Chicago

El día 8 de julio se llevó a cabo en la Universidad del CEMA un importante encuentro de economistas argentinos graduados en la Universidad de Chicago.

El evento sirvió para reencontrar a una veintena de Ph.D. y Masters en economía argentinos, graduados de la Universidad de Chicago a lo largo de cinco décadas. Durante el encuentro se presenció una conferencia del Dr. Juan Carlos de Pablo titulada “La escuela de Chicago en Argentina”. Allí de Pablo expuso una versión preliminar de su trabajo de investigación sobre la influencia de los economistas de Chicago en nuestro país.

Presentes en el encuentro estuvieron: Jorge Ávila, Enrique Blasco Garma, Miguel Ángel Broda, Graciela Inés Cairoli, Marcelo Dabós, Julio Elías, Roque B. Fernández, Valeriano García, Pablo Guidotti, Jorge Medina, Ricardo López Murphy, Alberto Musalem, Carola Pessino, Pedro Pou, César Luis Ramírez Rojas, Lucio Reca, Alejandro Rodríguez, Carlos A. Rodríguez, Edgardo Zablotsky y Roberto Zorgno. También participó del evento Alberto Boix, actual Presidente del Alumni Club de Chicago en Argentina.

De Pablo, graduado de Harvard, recibió numerosos comentarios de los participantes, los que seguramente habrán de enriquecer la versión final de su trabajo. A modo de anticipo valga las siguientes citas que abren la presentación del trabajo de de Pablo:

“La UC nació gracias a una donación efectuada por John Davison Rockefeller y abrió sus puertas en 1892”.
“Las características básicas de la tradición de Chicago son las siguientes: una fuerte ética laboral, una firme creencia en que el análisis económico es una verdadera ciencia, la excelencia académica como único criterio para escalar posiciones, una cultura centrada en el debate, orientada a afilar el pensamiento critico... Según Henry Schultz, el núcleo de la Escuela de Chicago (EC) reside en el convencimiento del poder analítico y la capacidad de predicción de la teoría neoclásica de los precios”(Van Horn 2007).
“La gran innovación de la EC fue la idea que buena parte de la actividad política se la entiende como si se desenvolviera a través de un proceso de mercado, y por consiguiente moldeable según la teoría neoclásica”(Van Horn y Mirowski, 2010).