Testimonio TEC

Gonzalo Escudero
Lic. en Ciencias Políticas, UCEMA.

En el mes de enero comenzó lo que sin saberlo, sería la experiencia más importante de mi vida. La UCEMA me dio la posibilidad de viajar a Querétaro, Méjico, a desempeñarme laboralmente en una casa de estudios de sumo prestigio a nivel internacional, el Tecnológico de Monterrey. La decisión de postularme para dicha experiencia se debió a la posibilidad de iniciarme laboralmente en un ambiente diferente, el cual me permitiría ampliar mis conocimientos y mis formas de entender y apreciar las cosas. Fue así como, una vez aceptado por dicha institución, inició mi vivencia.

En un principio, el contrato laboral pautado estipulaba el desarrollo de una práctica profesional en el Departamento de Programas Internacionales del Campus Querétaro, por el lapso de un semestre académico. Mis tareas, encuadradas en el área encargada de enviar mejicanos a estudiar al exterior, se limitaban a brindar apoyo y asesoramiento a los alumnos que regresaban de sus intercambios. Transcurridos dos meses de trabajo y a raíz del esfuerzo y dedicación mostrados, me ofrecieron una beca total para estudiar una maestría en el TEC y, a su vez, continuar trabajando en Programas Internacionales al frente del área de envíos (en conjunto con otra colega).

Dada la preponderancia de la oferta, parece extraño decir que no fue fácil aceptarla. Más aún teniendo en cuenta que Méjico es un país con grandes desarrollos en cuestiones educativas y culturales y su sociedad es altamente emprendedora y activa. Además, Querétaro es una ciudad muy bonita y segura y, el TEC de Monterrey, una institución de primer nivel académico. Las diferencias culturales son más grandes de lo que tal vez imaginamos, aunque su gente es muy cordial y amable. No obstante esto, no pude evitar que la incertidumbre se apoderara de mí, sobre todo cuando advertí que con veintidós años debía tomar una decisión que esperaba para los veintiséis.

En conclusión, hoy me encuentro trabajando muy a gusto y a punto de iniciar mis estudios de posgrado. Sin lugar a dudas estoy frente al desafío mas grande de mi vida y soy muy consciente de la importancia que esto tiene, tanto para mi vida personal como profesional. Creo que si alguna enseñanza se desprende de mi experiencia, es que el esfuerzo y sacrificio redundan en oportunidades favorables. Depende de uno aprovecharlas de modo tal de poder convertir los objetivos en logros.