loguito
Calendario

 

La tregua  
ojos negros

La tregua

Drama
1974 / Argentina.

Duración: 108 minutos.
Dirección: Sergio Renán.
Guión: Mario Benedetti - Aída Bortnik.
Fotografía: Juan Carlos Desanzo.
Música: Julián Plaza.
Intérpretes: Héctor Alterio, Luis Brandoni, Ana Maria Picchio y Marilina Ross.
 

Mikhalkov “La Tregua” no es otra cosa que una novela llevada al celuloide. Y no cualquier novela, sino que, nada menos, la novela homónima de Mario Benedetti, verdadero best-seller literario dentro de la literatura latinoamericana. Destaca también este film por ser la primera película argentina nominada al Oscar a la mejor película extranjera.

Dirigida por Sergio Renán, pasados ya más de treinta años de su estreno (1974), nunca ha dejado de ser del gusto del público y elogiada por la crítica.
Sus personajes, verdadero mosaico de vidas cotidianas, gente de clase media, gente de vida sencilla, viven sus vidas entre el mundo de la oficina y el mundo encerrado en un departamento sencillo.

Un domingo cualquiera, un viudo trata de pasar el tiempo, paseándose por la ciudad, yendo al cine, para terminar tomándose un café antes de regresar a casa. Es Martín Santomé quien se apresta a mostrarnos una historia de amor conmovedora, quien lleva 35 años en la oficina y ya se encuentra haciendo planes para jubilarse.


Sin embargo, a su edad algo inesperado surge en su vida. El amor por Laura Avellaneda, una nueva compañera de oficina, le abre un nuevo mundo que ya creía clausurado para él. Ese amor lo obliga a tomar decisiones y enfrentar a sus tres hijos, con quienes vive luego de haber quedado viudo.

Intensa y conmovedora a la vez. Un film que se toma su tiempo, narrando delicadamente la historia de un amor simple y extraordinario. En algún instante el dolor nos da una “tregua”. Siempre será posible abrir una nueva puerta y encontrarse con una chica como Laura Avellaneda, con el pelo mojado por una lluvia reciente, con una toalla alrededor de su cuerpo joven, con su cara graciosa, mirándonos, esperándonos como ella espera a Martín Santomé y decir como dice él: “Así, exactamente así, es la felicidad”.

Hernán Montecinos.