Populismo confrontativo sin subsidios.

Foco Económico. 16/04/2014.

Confrontación y subsidios han sido los pilares fundamentales del modelo kirchnerista populista a lo largo de la última década. La estrategia populista de confrontación ha sido siempre esencial para sustentar la división del electorado entre “nosotros”(los buenos) y “ellos”(el resto). El manual del buen populista requiere que se elija confrontar con quienes no puedan infligir un daño considerable en respuesta y generen una adhesión fuerte entre los elegidos como “nosotros”. En general, apelar inicialmente a sentimientos ya existentes en la población, de origen nacionalista, racista o conspirativo da buenos resultados.