Un ejecutivo ya necesita $85.000 por mes para mantener el nivel de vida

Iprofesional. 14 de octubre de 2016.

De acuerdo a la medición de la UCEMA, sin embargo, septiembre fue el segundo mes consecutivo en el cual bajó la inflación para este segmento.

Un profesional ejecutivo necesitó en septiembre alrededor de $85.550 para mantener su nivel de vida en la Argentina.

Ese es el dato que difundió el Centro de Economía Aplicada de la Universidad del CEMA (UCEMA) y que por primera vez superó los $85.000 de gasto mensual desde que comenzó la medición en 2008.

La Canasta del Profesional Ejecutivo (CPE) mide la evolución de los costos en bienes y servicios representativos para un grupo familiar de este segmento, residente en el área metropolitana del Gran Buenos Aires.

El dato positivo, sin embargo, es que la CPE mostró por segundo mes consecutivo una desaceleración de la inflación.
Este mes, la suba fue del 1,73%, lo cual es equivalente a un 23% anual, indicó la UCEMA.

En los últimos doce meses el alza acumulada fue de 37,9% mientras que en los primeros tres trimestres del año el incremento alcanzó 28,6 por ciento.

"Si bien septiembre es el segundo mes de descenso en la CPE desde que se liberó el cepo, hay que recordar que aún no entra en vigencia el nuevo cuadro tarifario del gas", recordaron desde la entidad académica.
"Nuestra estimación es que, una vez que se reincorpore el aumento del gas -aunque a niveles inferiores que los originales-, podríamos estar sumando entre un 0,3% y 0,6% a la CPE", evaluaron a través de un comunicado.

Rubro por rubro

El capítulo de esparcimiento lideró las subas con un alza de 4,28% que, en parte, compensa la fuerte baja que registró el mes anterior.

Indumentaria también mostró un fuerte incremento de 2,81%, a contramano de las cifras mucho más moderadas de los meses anteriores.

El rubro de equipamiento y mantenimiento del hogar aumentó 1,32% mientras que vivienda y servicios básicos lo hizo por 1,07% (sin aumentos en agua, electricidad y gas).
Los capítulos de transporte y comunicaciones asumieron un incremento de 0,8%, al igual que los bienes y servicios asociados a la educación.

Por último, el rubro de atención médica y gastos para la salud escaló un 0,71 por ciento.