Un ejecutivo necesitó en octubre casi $3.000 por día para vivir en Buenos Aires

Infobae. 14 de noviembre de 2016.

La canasta de gasto del profesional de empresas se encareció en octubre 2,44%. Mantenimiento de la vivienda y servicios de salud fueron los que más subieron.

A tono con la aceleración que acusó en octubre la tasa de inflación para el promedio de los residentes en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, la canasta del profesional del ejecutivo de la Universidad del CEMA, se encareció en octubre 2,44%, a $87.637 promedio. El aumento fue similar al que midió el Indec para el conjunto de los residentes en el área metropolitana del Gran Buenos Aires.

El relevamiento de precios de la canasta de gastos en bienes y servicios que mes a mes hace la casa de altos estudios, con punto de partida en marzo de 2008, determinó en el último mes una aceleración de 0,7 puntos porcentuales. "Vivienda y servicios básicos lideró las subas, seguido muy de cerca por Atención médica y gastos para la salud, en ambos con subas superiores al 6,1%. El primer caso se explica por el aumento del gas (134%) mientras que el segundo es producto del incremento en las cuotas de las prepagas (9%)", explica el informe de UCEMA.

Con esos ajustes, al que se agregó como tercer factor relevante la estacionalidad alcista de los precios de la indumentaria, por el ingreso de la ropa primavera-verano, con 4,6%, mientras el resto se mantuvo con variaciones entre 0,6% y 1,7%, la necesidad de ingresos de un ejecutivo para no quedar debajo del umbral del "pobre ejecutivo", subió a $2.921 por día.

Vivienda y servicios básicos lideró las subas, seguido muy de cerca por Atención médica y gastos para la salud, en ambos con subas superiores al 6,1%. El primer caso se explica por el aumento del gas (134%) mientras que el segundo es producto del incremento en las cuotas de las prepagas (9%).

"En el primer semestre la suba de precios fue de 24,4%, lo cual arroja una tasa anualizada de inflación próxima al 55%. En el segundo semestre se observa un marcado descenso en la inflación con los precios en la CPE, creciendo al 18,6% anual", destaca el trabajo.

"Debe tenerse en cuenta que en el segundo semestre no hubo aumentos en los servicios de agua y energía, se corrigió a la baja el precio del gas y el dólar se mantuvo prácticamente estable. Todos los anteriores son factores que no pueden repetirse constantemente en el futuro", observaron Alejandro y Carlos Rodríguez, director del Departamento de Economía y Rector de UCEMA, respectivamente.