CPE del Centro de Economía Aplicada

Infobae. 10 de marzo de 2011.

Un estudio indicó que la inflación golpeó más a las clases bajas en febrero.

Una familia de clase alta necesitó $20.480, casi 5.000 dólares, para poder cubrir su canasta de consumo habitual. En enero había experimentado un alza del 3,7 por ciento. El aumento interanual estuvo en línea con el que acusó la canasta básica total, que establece el umbral de pobreza.

El relevamiento del Centro de Economía Aplicada de la Universidad del CEMA, que mide la evolución del costo de vida para el estrato de mayor poder adquisitivo arrojó que en los últimos 12 meses a febrero, la inflación fue de 21,7 por ciento en ese segmento de la población.

Según el estudio, la desaceleración de la suba de los precios al consumidor se debió a una caída estacional del 2,3% en el rubro de esparcimiento. Este rubro es el que más influye en la canasta de las familias de alto poder adquisitivo.

Las mayores alzas de precios se registraron en educación, con 2,5%, y vivienda y servicios básicos y alimentos y bebidas, con 1,9 por ciento.

Las variaciones acumuladas en el año se ubican en el doble de la estimada por el Indec, y está alineada con la que acusó la canasta básica total, que mide el umbral de pobreza.

La medición de la Ucema releva precios de primeras marcas, colegios privados, turismo, autos de alta gama y electrónica, entre otros rubros, en el área metropolitana del Gran Buenos Aires.