Adriana Noemí Fábrega,
Lic. en Economía 2003
Directora de “El Castillo Hotel Fábrega Organizational Center”.

Hace más de diez años fundé junto a mis padres y hermanos El Castillo Hotel Fábrega Organizational Center, un producto original y sustentable.

Estoy orgullosa de haber concebido, creado, organizado y operado esta empresa que en estos años de trabajo ha obtenido reconocimientos de alto prestigio académico por las prácticas de innovación, entrepreneurship familiar, responsabilidad social, estrategia de no competencia y gestión en contextos de crisis económica.
Por su importancia cito algunos de tales reconocimientos:

  • El Castillo es caso de estudio escrito por las universidades Insead (Francia) y RPI (EEUU), está considerado como ícono de Responsabilidad Social en publicaciones nacionales.
  • Mis hermanos y yo somos invitados a participar regularmente como disertantes en eventos científicos, de formación y motivación.
  • El Castillo Hotel Fábrega Organizational Center”, es el primer y único hotel cinco estrellas de las sierras argentinas (el país nunca había tenido un hotel cinco estrellas fuera de una ciudad capital o de un destino posicionado internacionalmente).
  • Fuimos una de las tres familias disertantes en el “Fordham Institute for Family and Private Enterprise Symposium of New York en 2013.
  • Recibimos el “Primer Premio al Liderazgo Sostenible 2013 de la Cámara de Comercio Argentino- Británica”, donde fuimos seleccionados como la organización PyME argentina más innovadora, siguiendo un criterio riguroso de compromiso con el medioambiente, la sociedad y la economía.

La historia de El Castillo es muy particular. Era todo un desafío. Mi familia y yo pusimos manos a la obra y bajo nuestra dirección y diseño revivimos un edificio en ruinas con pautas ecológicas, formamos un equipo de trabajo local multifuncional, y diseñamos un producto organizacional con características propias.

Nuestra visión empresaria se basa en la sustentabilidad, con un fuerte grado de compromiso con el medio ambiente y con la fuerza de trabajo local. Esta visión implica un concepto diferente de empresa, que prioriza la felicidad como fin último, la gestión empresaria responsable de la inspiración creadora e innovadora a través de la acción, y el núcleo familiar como base. Las palabras amor, pasión, alma, o espiritualidad están insertas en nuestra gestión empresarial. Gestionamos con una fuerte personalidad pero esa personalidad no se refiere a un miembro de la familia, sino a la familia como un todo. Y hoy, la personalidad de la familia incluye a los empleados y algunos proveedores y clientes. En la práctica, esta personalidad abraza el concepto de justicia como la forma principal de medición del trabajo; por ejemplo: la auto-evaluación es una herramienta crucial para la gestión del talento. Finalmente, la empresa no comienza y termina en la familia. La justicia involucra distribución de ganancias entre todos los miembros del equipo de trabajo.

Tengo la impresión de que dentro de la industria hotelera existe el impulso de copiar lo que a otros les ha dado resultado, como si fuesen fórmulas infalibles. Con mi familia hicimos todo lo contrario: creamos un hotel que contiene lo que a nosotros nos gustaría encontrar en un alojamiento (no sólo espacios y productos, sino también procedimientos) y que, en muchos casos, va en contra de los "mandamientos de la hotelería tradicional".