El país tiene más deuda que cuando entramos en el default