Poca cosa para tanta expectativa

La Nación. 19 de noviembre de 2017.

¿Qué acuerdo es este donde lo que gana la provincia de Buenos Aires lo pone Nación y las provincias siguen de fiesta con su gasto más sus ingresos brutos (IIBB) que bajarán en el siglo XXII y lo que pone Nación puede ser más déficit consolidado porque Buenos Aires no es descartable que se gaste lo que gana?

La otra parte de la reforma impositiva, o sea, la baja de Ganancias de 35% a 25% para la reinversión de utilidades, el impuesto al cheque como pago a cuenta de Ganancias y la devolución acelerada del IVA a los bienes de capital es más déficit fiscal que en parte se compensaría con el impuestazo sobre los salarios superiores a $ 82.000 mensuales para los cuales desaparece el tope de $ 82.000 para los aportes personales de 17% para la Seguridad Social (con la suba de los impuestos internos, el Gobierno está yendo para atrás y el impuesto a la renta financiera recaudará poco).

El cambio en la fórmula de ajuste en las jubilaciones no es baja de gasto público hoy, sino que es menos suba de gasto público en el futuro, cuando lo que se necesita es una baja de gasto público hoy y urgente, no que suba menos mañana.

La reforma laboral está siendo consensuada con la Confederación General del Trabajo (CGT), o sea, con los que son parte del problema.

¿Para esto nos decían desde Cambiemos "esperen hasta las elecciones"? ¿Estas son las "reformas estructurales" para que la recuperación económica de hoy se transforme en crecimiento sostenido? ¿Qué tiene que ver lo que se está discutiendo hoy con el problema del enorme déficit fiscal, el gasto público impagable, la presión impositiva asfixiante, el atraso cambiario y el déficit comercial record? Nada. Nos toman el pelo.