Bajar los impuestos y el gasto asistencial

La Nación. 13 de noviembre de 2016.

Para que la Argentina crezca, es necesario reducir la carga fiscal

Hace muchas décadas escuché al candidato a ministro [Lorenzo] Sigaut delinear su plan, comenzando con "los argentinos debemos convencernos de que queremos crecer". Me desilusioné cuando vi que su plan no decía cómo crecer. Su programa terminó muy mal: tres megadevaluaciones, renuncia y guerra. Los errores económicos se pagan caro.

Décadas después, la Argentina está peor. Inflación, deuda y pobreza son fenómenos endémicos. El populismo se ha enquistado en el sistema político.

Una constante dominó la evolución de la política económica desde entonces: cada gobierno aumentó los impuestos respecto del anterior. Y la evasión acompañó. El arte de gobernar se convirtió en cobrar impuestos para pagar el asistencialismo que el populismo demanda. Los valores éticos del trabajo y el ahorro hace tiempo se perdieron.

La gran grieta de la Argentina no es entre pobres y ricos, sino entre los que pagan impuestos y los que viven de ellos. Se estima que 8 millones de personas que trabajan en blanco sostienen a 20 millones de dependientes del Estado.

La creciente carga impositiva reduce el tamaño de la torta y con ello crece continuamente el descontento social, a ambos lados de la grieta.

Recientemente publiqué en el Centro de Economía Aplicada de la Universidad del CEMA un cálculo de cuántos impuestos pagaría alguien que realmente paga todo. El cálculo dio un mínimo de 70% del valor de lo que el individuo produce. O sea, los que están del lado pagador de la grieta solamente reciben un 30% de su esfuerzo.

Click Aqui
No es sorpresa que esos mismos "pagadores" hagan colas para entrar a Chile a comprar cosas al 30% de lo que valen en la Argentina. Aún quedan vasos comunicantes entre lo que uno produce y consume, además de la evasión.

La ineficiencia e injusticia del sistema impositivo es la causa del estancamiento que genera el conflicto social entre "pagadores" y "asistidos". Está carcomiendo a la Argentina. Y de eso no se sale "creciendo", simplemente porque no sabemos cómo crecer.

Endeudamiento, default, rentas de la soja y ahora más endeudamiento son las herramientas que han servido para financiar el creciente asistencialismo, acompañado cada vez por más impuestos.

Se rumorea que se está planeando subir la tasa máxima del impuesto a las ganancias al 45% y poner un impuesto a la herencia. Más de lo mismo. ¡Y endeudarnos afuera hasta que vuelva el crecimiento por arte de magia!

Hay que tomar el toro por las astas. Reducir impuestos y asistencialismo para devolver a la población los valores éticos del trabajo y el ahorro. Para eso lo primero que hace falta es liderazgo y coraje para decir: "Los argentinos tenemos que convencernos de que queremos menos asistencialismo, menos impuestos y más trabajo", para poder crecer.