La ventaja comparativa de los informáticos argentinos

La Nación. 5 de octubre de 2017.

La demanda de profesionales de informática, sobre todo durante los últimos 10 años, ha crecido considerablemente en Argentina. Las empresas buscan incansablemente personal para cubrir posiciones, pero se encuentran con el problema de que no hay en el mercado personal calificado. Muchas empresas se preguntan por qué sucede esto, y hallan diversas respuestas. Tal vez una de las más cercanas a la realidad es aquella donde se considera que las nuevas generaciones de jóvenes deciden no estudiar informática, sobre todo aquellas carreras más necesitadas, como lo son las ingenierías, ya que las ven como algo difícil e inalcanzable, donde aparentemente hay que estudiar muchas materias de matemáticas, física, química y estadística y, por lo tanto, se inclinan por carreras más tradicionales.

En este contexto, los servicios relacionados al software y a las TICs conforman un mercado en Argentina sumamente atractivo para las empresas, tanto locales como extranjeras, y esto se debe a que la informática es algo imprescindible para la subsistencia de las organizaciones y para el futuro de la sociedad. Sabemos que la informática está cambiando tanto la forma de relacionarnos, como así también los modelos y el modo de hacer negocios (sobre todo en aquellos casos donde la tecnología es disruptiva). Es decir, estamos viviendo en la denominada “Era Digital”, donde se impone el uso y el dominio de las TICs para estar siempre en la vanguardia y la innovación, ejes que, sin duda, son primordiales para el desarrollo de las empresas. La pregunta que surge entonces es ¿Es Argentina un país competitivo a nivel internacional en relación a los servicios de software y de las TICs?.

Si observamos algunos indicadores generados por la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) en su último reporte anual, podremos observar datos más que interesantes.

Evolución anual de ventas totales (en millones de pesos corrientes), ingresos desde el exterior (en millones de pesos corrientes) y empleo (en miles de empleados registrados) del sector de sofware y servicios informáticos - 2006-2016
Evolucion
* Empleo 2016 al 3er. trimestre

Participación de las distintas actividades en el total de ventas - promedio 2015-2016
Evolucion

El mercado de la industria del software generó en 2016 ventas totales por más de 50 mil millones de pesos, empleando a más de 90 mil personas. Por otra parte, se registra que el desarrollo del software representa el 45% de las actividades que se exportan. Sin duda es un mercado muy atractivo, por lo que es conveniente realizarnos otra pregunta: ¿Por qué las empresas contratan servicios de Argentina? ¿Qué es lo que nos diferencia en relación a países como India o China?

Recientemente, en un encuentro informal entre CEOs de empresas clave que exportan servicios informáticos, se comentó que resulta imposible competir con India (por citar un ejemplo) en relación al valor hora de un programador. Si fuera por precio, Argentina claramente quedaría fuera de cualquier proyecto por los elevados costos que conlleva emplear a un recurso, y sería muy difícil competir a nivel internacional. No obstante, la fortaleza que diferencia a Argentina sobre estos países asiáticos es la calidad del servicio. Argentina compite por servicio, no por precio. Esto permite concluir que nuestros profesionales cuentan con habilidades, experiencia y con formación, tal vez superior, que nos destaca por sobre el resto. Independientemente de la falta de profesionales con las que nos encontramos en el país, la realidad es que nuestros perfiles son muy buenos y eso permite a las empresas posicionarse con sus servicios de otra forma. Tal vez existan otras habilidades más desarrolladas en comparación con ingenieros de países asiáticos: habilidades de comunicación, liderazgo y adaptación al cambio que permiten realizar los proyectos y posicionar a los profesionales de Argentina como individuos capaces de realizar trabajos en tiempo y forma. Claramente, esto presenta otro desafío para las empresas: mantener el buen nivel técnico, realizar retención del personal, y contar con personal especializado.

El gran desafío que se presente de aquí en adelante gira en torno a tres grande ejes: universidades-formación-empleo. Por un lado, las universidades deberán atraer más individuos para formar como ingenieros que, a su vez, tendrán que estar en sintonía con las demandas del mercado en términos de conocimientos y aptitudes actualizadas en materia de últimas tecnologías (formación). Por su parte, las empresas deberán trabajar por la retención y el desarrollo de los individuos en pos de seguir generando ventajas competitivas a nivel internacional.