Una oportunidad para las start up

El Economista. 5 de abril de 2017.

La Ley de Emprendedores busca que el talento argentino pueda desplegar todo su potencial. Veremos qué dice la reglamentación.

Sancionada por unanimidad en la Cámara Alta el pasado miércoles 29 de marzo, la nueva Ley tiene como misión apoyar la creación, desarrollo y expansión de nuevas empresas para que el talento argentino pueda desplegar todo su potencial. Los pilares clave de la nueva legislación son la creación de empresas en 24 horas, el fomento al desarrollo de fondos de inversión especializados para facilitar el acceso a recursos para emprendedores y beneficios fiscales para incentivar la disponibilidad de capital emprendedor.

A continuación, comparto los beneficios principales de la nueva ley.

Creación de Sociedades en 24 horas. Se crea un nuevo tipo de sociedad llamada Sociedad por Acciones Simplificada o SAS. Los emprendedores pueden constituir el CUIT, abrir una cuenta bancaria y crear una sociedad (con un capital mínimo de dos salarios mínimos, vitales y móviles) en tan solo un día. Se reglamentará la posibilidad de llevar los libros de la sociedad de manera digital.

Financiamiento colectivo mediante plataformas on line. Incorpora la figura del crowdfunding o financiamiento colectivo como fuente de recursos para empresas que necesiten inversión en capital. La ventaja del financiamiento colectivo es que fomenta la aparición de pequeños inversores que deseen financiar nuevas startups. Estos sistemas on line serán regulados por la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Apoyo a la creación de fondos de capital de riesgo. Otros de los ejes de la nueva ley es desarrollar la industria de Venture Capital en nuestro país. Este tema es de vital importancia para apalancar a los nuevos emprendimientos, los cuales necesitan financiarse para crecer y expandirse. Para ello se creará un Registro de Instituciones de Capital Emprendedor y un Fondo Fiduciario para el Desarrollo del Capital Emprendedor (FONDCE) que tendrá como misión poder financiar y apoyar a Instituciones como Fondos, Aceleradoras e Incubadoras para que puedan apoyar e invertir en emprendimientos. El objetivo final es desarrollar el ecosistema de Capital Emprendedor argentino donde los emprendedores pueden acudir para financiar sus proyectos.

Beneficios impositivos. Los que inviertan en instituciones de capital emprendedor tendrán una serie de beneficios impositivos y sus aportes podrán ser deducidos del Impuesto a las Ganancias, bajo ciertos requisitos.

La ley fija un plazo máximo de 60 días para su reglamentación por parte del Poder Ejecutivo. Veremos qué realidad nos trae efectivamente.