Los bancos se tienen que preparar para analizar riesgos ambientales

Cronista. 22 de agosto de 2017.

El especialista trabaja activamente con los bancos. "Nuestro principal desafío es demostrar que los temas ambientales también pasan por las finanzas", dijo.

A Pablo Cortínez siempre le interesó la ecología pero se decidió a estudiar Economía y hacer un máster en Finanzas en la UCEMA. Con más de 20 años de experiencia en el sector financiero y en particular en el mercado de capitales logró unir sus dos pasiones a través de su puesto como coordinador de Negocios y Ambiente de Fundación Vida Silvestre Argentina.

¿Qué son las finanzas sustentables?

Se comenzó a hablar de finanzas sustentables hace unos 20 o 25 años. Es una manera distinta de ver las finanzas que tiene que ver con incorporar criterios ambientales, sociales y de gobernanza al análisis de las finanzas. A la vez, esto se puede ver desde dos perspectivas. Por un lado, la visión de un banco que tiene un cliente al que le hace el análisis crediticio tradicional pero, además, analiza desde el punto de vista de la sustentabilidad si tiene alguna contingencia o pasivo ambiental. Así, se determina si la proyección de flujo de fondos que hace el banco podría verse afectada. Además, si se trata de una empresa que contamina, es muy probable que el colateral que suele pedir el banco termine valiendo mucho menos que la valuación inicial. Por otro lado, están las inversiones responsables. Los inversores institucionales, como los fondos de pensión, las compañías de seguros, los bancos y los fondos comunes de inversión ya están empezando a ver si donde ellos van a invertir se aplican criterios de sustentabilidad.

¿Qué beneficios traen las inversiones sustentables?

Hay un tema que tiene que ver con la cuestión reputacional. En 2014 hicimos una encuesta a bancos junto con el BID y allí apareció que 1 de cada 5 entidades hacía algún tipo de análisis de sustentabilidad. Cuando les preguntamos qué beneficios esperarían obtener si implementaran un sistema de gestión ambiental formal, el 83% respondió que buscarían acotar el riesgo reputacional. Por otro lado, aproximadamente el 40% de los bancos dijeron que les interesaba para generar nuevos negocios. A los bancos les interesa muchísimo obtener líneas verdes que sean líneas blandas (en términos de largo plazo y baja tasa de interés). Esas líneas muchas veces provienen de organismos multilaterales y bilaterales de crédito que les piden a las entidades que controlen que los destinatarios cumplan con esos criterios de sustentabilidad. Por lo tanto, creo que para los bancos está el tema reputacional pero también la cuestión de conseguir fondeo.

¿Cómo impulsan los proyectos sustentables desde la Fundación?

En función de esta encuesta que hicimos en 2014 y que vamos a repetir el mes que viene, sabemos que el conocimiento sobre finanzas sustentables, líneas de crédito verde y aplicación de criterios sustentables es muy bajo en la Argentina pero que existen muchas inquietudes sobre el tema. Entonces, estamos dando charlas para los bancos, a fin de comentarles de qué se tratan las finanzas sustentables, por qué un banco tendría que estar interesado en esto y cómo se aplicaría en una entidad bancaria.

¿Qué sucede en la región?

En la región vemos que Chile tiene un índice de sustentabilidad en la Bolsa de Santiago, Paraguay tiene una mesa de finanzas sostenibles en términos de bancos y Colombia tiene un Protocolo Verde. En Brasil, vemos que no solamente tiene un índice de sustentabilidad en la Bolsa de San Pablo, sino que ya se emitieron bonos verdes, hay una guía sobre ellos y se viene trabajando en sustentabilidad desde hace 10 o 15 años. Tal es así que el Banco Central de Brasil ya tiene normativa sobre estos temas.

¿En Argentina hay algún desarrollo en este sentido?

Acá no hay normativa pero nosotros tratamos de explicarles a los bancos que es algo que se viene y para lo que tienen que estar preparados.

¿Hablaron con el Banco Central (BCRA)?

No, todavía no. Hoy hay alrededor de 10 riesgos que el BCRA le indica a los bancos que tienen que tener en cuenta para hacer los test de estrés. En algún momento va a incorporar al riesgo climático. En Brasil yo hablé con distintos actores y todos me dijeron que la norma que salió allí no sorprendió a nadie porque ya se venía hablando previamente. El regulador, tarde o temprano, va a tomar cartas en el asunto como lo hizo en Brasil, donde las entidades tienen la obligación de presentar un informe ambiental y social desde hace 3 años. Acá, muchos bancos presentan un reporte de sustentabilidad pero hacen hincapié en la parte social. Nosotros queremos es que esto no se vea como una cuestión filantrópica del estilo de donar dinero para plantar árboles, sino como algo que el banco mismo puede hacer: si evita darle un préstamo a alguien que va a contaminar, está previniendo.

Lo que más se conoce de las finanzas sustentables son los bonos verdes, ¿es un mercado profundo?

Un bono verde es un instrumento de deuda emitido por alguien que indica que los fondos serán destinados para cuestiones que van a beneficiar al ambiente. Hay un mercado de bonos verdes que está creciendo, sobre todo en el exterior. En 2016 se duplicó la cantidad de bonos verdes con respecto al año anterior. El crecimiento es fenomenal, ahora bien, puesto en perspectiva, el aumento es el 1,2% del total de bonos en el mundo. Con lo cual, la tendencia está pero todavía no logra generar una diferencia. En Argentina, el único caso es el bono de La Rioja que, hasta donde yo sé, no tiene opinión de un tercero con respecto al uso de esos fondos, es decir, cuán verde es el bono.

¿Cómo se asegura que el emisor efectivamente use los fondos para la inversión verde?

Las calificadoras de riesgo como Moodys y Standard&Poors ya tienen su propio criterio para considerar cuándo un bono es verde. Es interesante que aparezcan estos jugadores porque indica que le ven potencial al mercado.