"La Argentina debe aspirar a lograr la indigencia cero"

Ámbito Financiero. 14 de febrero de 2017.

LA POBREZA CERO "NO EXISTE POR DEFINICIÓN", ADVIRTIÓ LA PROFESORA DE LA UCEMA - En la tradicional entrega de El Economista del Mes el análisis de la coyuntura y las perspectivas para los próximos meses estuvo a cargo de la expresidenta de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luisa Montuschi. Consideró que la negociación paritaria será fundamental para determinar la baja de la inflación. Y alertó por el elevado nivel de empleo informal (hoy en torno al 40%).

1| Desafíos para 2017 (año electoral)

El Gobierno tiene varios desafíos. Obviamente, la pobreza es uno de ellos y es uno de las problemáticas que he desarrollado a lo largo de mis trabajos. A fines del año pasado, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, declaró que la "pobreza cero" no se fijaba como objetivo, pero podía ser como un límite, es decir, tenemos que caminar en esa dirección. Otra de las problemáticas sobre las cuales se debe trabajar, según las encuestas y teniendo en cuenta que es un año electoral, es la inseguridad. En segundo lugar se ubicó la inflación y, en tercer lugar, la corrupción. Este último es un desafío muy grande, ya que se maneja una enorme falta de ética, tanto en el sector privado como en el público.

2| Baja en la inflación/paritarias

Controlar la inflación es un hecho sumamente relevante porque limita y condiciona las negociaciones salariales. Parece que está bajando, de acuerdo con las estadísticas; el dato de enero, según el INDEC, dio un 1,3%. De todos modos, en este trimestre habrá un problema porque habrá un ajuste de tarifas. Pero el asunto de las negociaciones salariales debe ser una cosa clara, no se puede comenzar con un paro. Uno comienza con la discusión y si ve que no avanza, eventualmente se puede llegar a implementar la medida, pero no se puede arrancar así. ¿Cuál es el objetivo? Yo veo en los distintos agentes económicos que no me resultan racionales desde el punto de vista de conseguir los distintos propósitos que, sin duda, ellos comparten. Nosotros queremos una economía que crezca, que se elimine la marginalidad y la exclusión de distintos sectores de la economía, que es un tema bastante difícil. El aumento de la inflación para todo 2017 depende de dos aspectos: primero, del resultado de las negociaciones salariales, que se ha fijado un límite del 18%, pero si estiman una inflación del 22%, esta cifra sería para empezar a negociar. Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta el nivel de ocupación.

3| Mercado laboral/mano de obra

Es importante destacar que el sector público no ha bajado el nivel de ocupación, es decir, está sobredimensionado. El empleo va a tener que ir cayendo en el tiempo por la introducción de las nuevas tecnologías, pero es una cuestión a largo plazo. Además, en el sector privado, hasta ahora, no he visto que hayan contribuido demasiado; había un compromiso para mantener el nivel de ocupación y no lo han cumplido. Este sector será un agente muy importante en este proceso; sin su participación, no se podrá sostener a la economía. Hay otro aspecto, más de largo plazo, que también hay que tener en cuenta. La mano de obra laboral tiene que empezar a acoplarse a las nuevas tecnologías, en términos de los requerimientos de habilidades y capacidades. Hay varias cuestiones a tener en cuenta: por un lado, el nivel educativo viene cayendo sistemáticamente, lo que genera un problema muy serio. Además, hay que ver cómo desarrollar la enseñanza en las universidades para que el mercado lo pueda absorber a medida que va evolucionando. Una cosa que acá hemos notado es que el mercado ya no demanda tantos títulos, lo que demanda son capacidades concretas. Esas cosas están vinculadas con las nuevas tecnologías, hay que avanzar en ese sentido. El título por sí solo ya no da garantías de poder ubicarse laboralmente.

4| Evolución de la Actividad

El proceso de recuperación de la economía va a ser lento, pero hay que lograr que la Argentina sea más eficiente y competitiva. Actualmente se están llevando a cabo diferentes obras públicas, que van a ayudar no sólo al crecimiento de la economía, sino al del empleo. Hay que tener en cuenta que un tercio de la economía está en negro y no es un proceso que se haya generado en los últimos años, sino que data desde hace, por lo menos, 30 años. Un 40% de la mano de obra está en negro, que pertenece al mercado laboral no registrado. La situación es complicada porque lo ideal es que esas personas se vayan incorporado al mercado registrado, al tradicional, pero esto va a ocurrir a través de un crecimiento importante y sostenido, porque no cabe duda de que los costos laborales tienen importancia en esta cuestión. Más de un tercio de la economía no paga aportes. Esto es algo que ocurre principalmente en las pymes, que parece que son las que más contribuyen al crecimiento de la economía. Este fenómeno debería empezar a desaparecer, pero en 30 años no se pudo corregir.

5| Reducción del déficit fiscal

Hay que ver cómo se trata el tema del déficit este año porque no hay que olvidar que es un año electoral. Todo tiene un costo, que con el ajuste de tarifas, bajarán los subsidios. Pero los precios actuales son un disparate: por la luz pago $150, que hoy en día no es nada, pago muy poco. A nadie le gusta que le venga el ajuste, pero siendo racionales, se está pagando muy poco por un servicio por el cual se demandan mejoras en la cantidad de cortes, en la infraestructura, tenemos que pagar por eso. Por otra parte, últimamente estuvieron creciendo los intereses de la deuda, que hay que pagarlos. Mientras la economía no muestre una mayor credibilidad hacia los inversores externos, las tasas para poder financiarte van a ser más altas y los intereses a pagar, más elevados en comparación con lo que pagan otros países. Lo más importante para el Gobierno es encontrar una economía más eficiente y para esto hay que lograr el progreso social, porque esto implica crecimiento, pero además implica cuestiones valorativas. El progreso social conlleva a mejoras tanto para la sociedad como para los individuos; el Gobierno debe encontrar la forma de combatir la pobreza y ese es uno de los mayores obstáculos.

6| Combatir Pobreza e indigencia

La pobreza es un problema muy serio que se da en todas las economías. Según los datos de 2016, el 32,2% del país es pobre y un 6,3%, indigente. Es cierto que con este Gobierno aumentó la pobreza, pero es lógico teniendo en cuenta la herencia recibida. De todos modos, según los datos de la UCA, a fines de 2015, la cifra se ubicaba en un 29%. El Gobierno debe combatir la pobreza, pero ¿pobreza cero? No existe por definición. Hay que establecer una definición clara para poder combatir la pobreza para poder determinar cómo se vive y cuánto es. La mejor forma es establecer una línea de indigencia sobre la base de la seguridad alimentaria, es decir, según los alimentos que necesita una población para poder subsistir, y otra de pobreza, donde se agregan otras necesidades, como salud, educación y seguridad. Lo que yo digo es que con la indigencia sí podés establecer una "indigencia cero" porque lo que se busca cubrir son números concretos. Se puede estimar a partir de la canasta mínima de alimentos, que según INDEC se ubicó en $5.176 en enero para una familia tipo. En cambio, la canasta de pobreza se ubicó en $12.489. La canasta de indigencia la puedo generalizar, Argentina puede aspirar a eliminar la indigencia, pero para la pobreza, a medida que un país va creciendo, las necesidades básicas van creciendo también. A medida que se incrementa el nivel de ingreso de una población, aumentan las necesidades que se consideran básicas. Esto hace que sea imposible hacer comparaciones internacionales porque en cada país, ese número difiere. Pero para solucionar esta cuestión hay que fomentar que la gente quiera trabajar, porque si no, se va a eternizar este ciclo de indigencia y se va a agravar el de la pobreza.

7| Asistencialismo: planes sociales

El Gobierno debe mantener las asignaciones familiares de la ANSES porque, de lo contrario, se agravaría la cuestión de la pobreza y de la indigencia. Sin embargo, al mismo tiempo tiene que ofrecer trabajo a los beneficiarios, ya que los planes sociales sirven como un parche, pero después, cuando una persona quiera salir al mercado laboral en un futuro, va a verse imposibilitada por la falta de experiencia. Hay que dar empleo a las personas en las distintas actividades; hay que fomentar que se desempeñen en las distintas tareas para que finalmente se inserten en el mercado de trabajo.